Eternos alumnos

Writing, YOGA

Es increíble la velocidad con la que nuestro cuerpo es capaz de evolucionar con una práctica de yoga constante. Bastan unos pocos días de ejercicio regular para notar la mejoría, no solo física, sino también mental.

El cuerpo se adapta a aquello que le das. Es más inteligente de lo que crees. Si lo acostumbras a comer en abundancia, siempre te estará pidiendo comida. Si lo acostumbras a dormir 8 horas, acabarás despertándote dos minutos antes de que suene el despertador. Así que lo mismo pasa con el yoga: puedes empezar el lunes con una flexibilidad nula que, cuando llegas al viernes y has sido constante, aquella asana que se te resistía te saldrá como por arte de magia.

separador2

El martes tenía un dolor de espalda terrible, así que decidí dedicar mi práctica a hacer aquellas posturas que podrían ayudarme a calmar ese dolor. Y…voilà! Funcionó. Al día siguiente ya estaba como nueva.

Eso es de las cosas que más me fascinan, el progreso, el avanzar en este camino. Lo llamamos práctica porque nunca se acaba, somos eternos alumnos de un conjunto de movimientos, momentos y respiraciones.

Siendo sincera, la constancia no es nada fácil. Es uno de los mayores retos que podemos proponernos. Es equivalente a dedicación y esfuerzo, mucho esfuerzo. Pero os aseguro que no hay mayor satisfacción que ver como progresas en algo que veías inalcanzable. Lloré en la esterilla la primera vez que conseguí hacer Paschimottanasana o la postura de la pinza. Sí, era de las que en clase de Educación Física sacaba un 0 en las pruebas de flexibilidad.

5457_10152738239270314_2062191046_n

Practicando Paschimottanasana en abril del 2013 (Mallorca)

Practicar a diario no significa que tengas que cumplir con una hora y media de asanas perfectas, una buena savasana y minutos de meditación. Ojalá llegue un día a hacer eso cada día, pero ahora, por unas razones u otras, es muy costoso. Una práctica diaria puede ser equivalente a tomar unas respiraciones antes de irte a dormir y dar las gracias por alguna cosa que te haya pasado ese mismo día.

Acabo de recordar unas frases que publicó mi gurú Rachel Brathen relacionadas con todo esto:

[…] practicing yoga and doing our best today is not going to look the same tomorrow but that doesn’t mean we’re going to give up, does it? Let yourself have slow days. Adapt your practice to how you’re feeling right now […] Do the best you can with what today has given you. Your body, your heart and your soul will thank you.

Adaptarse, pero con constancia. Esa es una de las claves que he aprendido para llegar donde quiero llegar. Así que os animo a que empecéis a observar vuestro interior un poco más. Prestaros atención. Moved vuestros cuerpos, estirad y respirad. Sed constantes en aquello que estáis haciendo y experimentaréis una de las mayores satisfacciones que hay.

Namaste

separador2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s